Tras el reportaje del periódico estadounidense The New York Times, donde se reveló que la subsidiaria mexicana de la empresa multinacional Walmart había pagado sobornos a diversas autoridades locales en nuestro país, ha sido notable el movimiento en medios que se ha iniciado en la búsqueda de información que arroje luz al respecto.

Y es que la acusación no es menor, pues los sobornos habrían servido para agilizar la obtención de permisos de construcción y evadir prohibiciones que argumentaran todo tipo de cuestiones ecológicas. Todo encaminado a que Walmart-México se hiciera con el control del mercado minorista del país.

Sin embargo, no se trata solamente de un asunto administrativo que se solucione con la puesta en marcha de investigaciones como las que ya han anunciado la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de la Función Pública y el Gobierno del Distrito Federal, ya que el “Caso Walmart” podría afectar incluso la imagen de ciertos políticos debido a la cercanía que estos mantienen con miembros de su dirección en México:

Blanca Treviño (de rojo) acompaña a Peña Nieto en la presentación del Consejo Consultivo Empresarial.

El martes pasado, en el último piso de la Torre Mayor en el Distrito Federal, el candidato de la coalición Compromiso Por México (PRI-PVEM), Enrique Peña Nieto, sostuvo un encuentro con importantes empresarios de todos los sectores productivos y con los cuales firmó el compromiso de crear formalmente, dentro de los primeros 15 días de su gobierno, el Consejo Consultivo Empresarial “Para el Crecimiento Económico y el Empleo”, figura en la cual estarían representados los empresarios y con la cual el gobierno entablaría acuerdos para impulsar el crecimiento.

Dicho Consejo estaría formado por diversos personajes, pero quien fue mencionada en primer lugar y de manera especial fue Blanca Treviño de la Vega, presentada como Presidenta y Directora General de Softek (empresa neoleonesa) pero que desde 2006 forma también parte del Consejo de Administración de Walmart-México.

“Nombrada una de las mujeres más influyentes en América Latina”. Así fue presentada por el narrador oficial del evento, durante el cual se mencionó que los empresarios asistentes apoyarían al candidato del PRI a la Presidencia mediante la promoción del voto a su favor.

Lista de integrantes del futuro Consejo Consultivo Empresarial propuesto por el candidato del PRI a la Presidencia

También se ha dado a conocer un convenio que la Secretaría de Educación Pública firmó con Walmart-México en 2007, durante el paso de Josefina Vázquez Mota por esa dependencia, para la promoción del programa “Juego y Comida dan Salud a tu Vida” por el cual profesores de diversas escuelas recibirían capacitación por parte de empleados de la empresa para conocer de qué manera deberían alimentarse los alumnos, así como invitar a estos a llevar a cabo ejercicios físicos.

Actualmente, el programa funciona en 101 escuelas primarias, de acuerdo con la propia información que la SEP ha proporcionado.

Del mismo modo, en el listado de los principales funcionarios de la empresa figuran los nombres de Álvaro Arrigunaga Gómez del Campo, Vicepresidente de Suburbia (parte de Walmart-México) y con 16 años de experiencia en el grupo; Alberto Ebrard Casaubón, Vicepresidente Senior de Bodega Aurrerá (también parte de la empresa); y Eugenio Ebrard Casaubón, Vicepresidente de Compras Abarrotes Walmart.

¿Le suenan familiares los apellidos? Tal vez sea porque la esposa del Presidente Felipe Calderón tiene por nombre completo Margarita Esther Zavala Gómez del Campo y la coordinadora de los Diputados del PAN en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) es Mariana Gómez del Campo Gurza; o porque el actual Jefe de Gobierno del Distrito Federal se llama Marcelo Ebrard Casaubón.

Esta relación familiar o de compromisos firmados con la multinacional no implica necesariamente la existencia de un nexo político, pero resulta sin duda sospechoso, ya que el informante del New York Times para la realización del reportaje que originó la polémica, Sergio Cicero Zapata, fue ejecutivo de Walmart-México y ha asegurado que los directivos de la empresa estaban al tanto de los sobornos que se pagaban a cambio de los permisos de construcción para sus tiendas y que -de hecho- la iniciativa de llevar a cabo estas prácticas ilegales se originó desde las altas esferas de la administración.

No debería costar trabajo creer una situación de tal magnitud, pero vale la pena empezar a temer que los resultados que arrojen las investigaciones iniciadas esta semana por la PGR y el GDF concluyan como han concluido las mayores causas en contra de la corrupción en nuestro país: sin culpable alguno.